La lavadora es uno de los electrodomésticos que más utilizamos en nuestro hogar, pero también suele ser el que más descuidamos.

Su falta de limpieza y desinfección hace que se cree el ambiente perfecto para la proliferación de bacterias y moho.

Si bien al principio nos cuesta trabajo percibirlo, poco a poco se van generando olores muy desagradables que, incluso, se adhieren a las prendas que lavamos.

Además, si nos fijamos en la goma que protege las puertas de este aparato, vamos a notar una acumulación de humedad y hongos que son los que provocan este problema.

Por suerte, no hace falta recurrir a productos químicos agresivos para limpiarla de forma regular y evitar los malos olores.

En esta ocasión te queremos compartir un truco eficaz para dejarla como nueva sin tener que gastar de más. ¡No dudes en probarlo! El moho está clasificado como un hongo. Por esta razón, vamos a emplear algunos productos con propiedades antimicrobianas y antifúngicas que facilitan su eliminación.

Ingredientes

3 litros de agua
¼ de taza de zumo de limón (62 ml)
1 taza de agua oxigenada (250 ml)
¿Cómo prepararlo?

Incorpora el zumo de limón y el agua oxigenada en un balde con 3 litros de agua.